We use our own and third-party cookies for statistical analysis, including multimedia content and our social networks, and show behavioral advertising. Read our política de cookies
“Retrospectiva” Ghost, carrera de Tobias Forge y sus Nameless Ghouls

“Retrospectiva” Ghost, carrera de Tobias Forge y sus Nameless Ghouls

GHOST – FROM THE PIT TO THE PINNACLE

Corría el año... Nah, no quería empezar así, pero qué lejano queda mi primer contacto con Ghost. Debía de ser finales de 2010 aproximadamente, cuando el algoritmo de facebook o youtube, no recuerdo muy bien, me recomendó el último lanzamiento de Rise Above, la discográfica del carismático Lee Dorrian de Cathedral. Lo primero que me llamó la atención fue la portada, que me recordaba a alguna película de terror antigua (tiempo después supe que era un guiño a “Salem´s Lot”). Le di al play y tampoco recuerdo si sonó “Ritual” o “Elizabeth”, pero mi primera impresión no fue del todo buena. “¿Qué demonios es esto?” pensé. “¿Por qué una discográfica principalmente relacionada con el stoner, el doom y la psicodelia edita esto?” Muchos comentarios los emparentaban con Mercyful Fate/King Diamond y los bolos y festivales donde estaban confirmados eran principalmente de doom metal, pero los estribillos eran demasiado pegadizos y tenían definitivamente una sensibilidad pop. Y yo, tras el rechazo inicial, no podía parar de escucharlos.

Así caí rendido a “Opus Eponymous”, primer disco de la entonces “relativamente” anónima banda sueca. Un trabajo con una producción cruda y orgánica, con unos temas tan redondos que parecía increíble que fueran de una banda que acababa de sacar su debut. Sencillamente, eran demasiado buenos. En aquel momento, poca polémica desataban y los fans no estaban tan polarizados como ahora; Rise Above era una discográfica muy respetada en el underground y si Dorrian se había fijado en ellos, era por algo. Las mencionadas “Ritual” y “Elizabeth” eran temas sobresalientes, pero “Stand by him” o la más oscura “Death Knell” no se quedaban atrás. Ghost entraban por la puerta grande en el underground y estaban dando mucho que hablar, y que el foco estuviera puesto en ellos no cambiaría con los años, al contrario; lo que sí cambió fue su status de banda underground tras cada disco.

Apenas tres años después de la edición de su debut, vio la luz “Infestissumam” y era el momento de comprobar si su impresionante primer disco había sido una casualidad o, por el contrario, iban a volver a ofrecer un producto del mismo nivel o superior. Pero amigos, a partir de aquí y con el cambio de discográfica a Loma Vista, el supuesto cambio de miembros y tener que llamarse Ghost B.C. durante un tiempo para poder girar por EEUU, la banda empieza a llamar la atención por temas extramusicales. Lo primero de todo, por muchos “cambios” de cantante que anunciasen bajo el nombre de Papa Emeritus I, II, etc...nunca hubo cambio de vocalista. Aclarar esto a estas alturas puede parecer absurdo, pero hubo mucha gente que de verdad creyó que existieron tales relevos. Es más, a día de hoy aún he leído algún comentario al respecto, lo cual me deja alucinado. Papa Emeritus (o Cardinal Copia) siempre ha sido Tobias Forge y, el señor Forge, siempre ha sido la mente pensante y líder absoluto de Ghost. El resto de miembros de la banda, los Nameless Ghouls, se mantuvieron relativamente estables hasta antes de la gira de su tercer álbum, “Meliora”, pero no nos adelantemos...

“Infestissumam” era un disco más ambicioso que el debut y se notaba en la producción, mucho más trabajada, aunque no del todo de mi agrado, y en que las canciones eran mucho más “grandes”; con esto me refiero a que las de “Opus...” denotan cierta “inocencia temprana” si las comparas con temas como la tremenda y satánica “Year Zero”, la buen rollera “Jigolo Har Megiddo”, la circense “Secular Haze” o la canción que menos me gustó del disco (aunque cambió mi opinión posteriormente) “Ghuleh/Zombie Queen”Pero es que todo en este segundo trabajo estaba pensado para una única cosa: el directo. ¡Y cómo funcionan estos temas en los conciertos, os lo aseguro, son impresionantes! Tobias Forge tenía claro que quería dar pasos de gigante en cada movimiento que diera con la banda y lo estaba consiguiendo. En poco más de tres años, el grupo crecía de manera radical, tenían dos álbumes que funcionaban como un tiro y el público se ampliaba, al igual que las giras. Todo empezaba a tener sentido. La estética estaba pensaba para ser una parte más del espectáculo, no era que quisieran ocultar sus identidades -que también- y poco les importaba ser juzgados por el sector más talibán del metal. Para muchos eran satánicos de pacotilla, un simple producto y una vergüenza que vendía una estética poco acorde con la música melódica y pegadiza que practicaban, pero es que este sector de mente cerrada acertaba en una cosa: Ghost se mostraban como un producto, porque realmente lo son. Pero entendámonos, son un producto de la mente de un friki de la música como Tobias Forge, que junto a sus amigos de otras bandas, querían facturar algo que rindiera homenaje a sus amplias influencias, pero que a la vez fuera único. Ya habían dado rienda suelta a su lado extremo en la banda de death metal Repugnant, habían tocado cosas más indie/pop en Magna Carta Cartel o sobretodo Subvision -la banda más parecida a ellos en cuanto a melodías- sólo por mencionar algunos de sus proyectos previos o paralelos, así que el objetivo era claro con éste: triunfar, tener el éxito que no habían tenido hasta ahora.

Como decía, el señor Forge es un friki de la música y no tardó en demostrarlo. Antes de acabar 2013, lanzaban un EP, “If you have ghosts”, que contiene cuatro versiones. Siendo suecos, no podía faltar un cover de Abba, junto a otros de Depeche Mode o Army of Lovers, pero si destacaba una canción por encima de todas, era la versión de Roky Ericksson, cuyo título les venía como anillo al dedo. Mostraban su eclecticismo y dejaban claro que iban a hacer lo que les diera la gana, siguiendo su propio camino, algo que les hacía ganarse detractores cada vez más feroces, pero aún más seguidores. Y algunos de esos seguidores no eran gente precisamente desconocida. Era habitual ver a músicos metaleros famosos llevar camisetas de la banda, destacando a los mismísimos James Hetfield o Phil Anselmo, miembros de KatatoniaNergal de Behemoth, etc. Este apoyo al grupo por parte de “fans” muy conocidos se confirmó más tarde con un videoclip del que luego hablaremos...

Y llegamos a un momento crucial en la carrera de los suecos. 2015 y 2016 son los respectivos años de edición de “Meliora”, su tercer LP y “Popestar” su segundo EP, con un nombre muy bien traído, por cierto. Crucial para la banda por varios motivos de peso y en lo que a mi respecta, porque pude verlos por fin en directo. Empecemos con ellos:

Aunque ya habían trabajado en “Infestissumam” con el diseñador polaco Zbignew Bielak II, es a partir de aquí cuando su colaboración es continua y el estilo visual de las portadas mantiene una línea similar. Reciben una nominación a los Grammy por “Cirice”, que ganan. Y por resumir, la banda empieza a cosechar las mieles de un éxito merecido. Pero ya sabemos que no siempre el éxito es sinómino de alegrías y los Nameless Ghouls que habían estado más tiempo en la formación se acabaron rebelando contra el Papa Emeritus. Ya sabemos como es internet y lo que gusta la carnaza y la polémica (detrás de un teclado es muy fácil opinar), pero no vamos a entrar en eso, así que nos limitaremos a exponer brevemente las consecuencias. Tobias Forge sale a la luz como único miembro estable de Ghost. Aparece sin maquillaje y comienza a ser la cara visible de la formación sueca. Recluta a músicos de sesión para la inminente gira y grabación de “Popestar”. Nombres como el de Dave Grohl sonaron bastante en aquella época, pero también gente de Bloodbath/Katatonia, Pendragon o hasta de The sisters of Mercy.

En lo que a mí respecta, veo a la remozada formación en directo por primera vez. Y ayyy amigos, no sabéis cómo disfruté. Abrieron con “Square Hammer”, el único tema original de “Popestar”. Canción absolutamente increíble tanto en estudio -con ese videoclip que de nuevo demuestra lo friki que es Tobias, con esos aires a lo Fritz Lang/Murnau- y canción increíble en directo. Como “opener” resulta infalible, ya que a los 20 segundos de tema te han metido en el concierto y te tienen en el bolsillo, tras haber puesto la intro de “Eyes Wide Shut” (de nuevo, otra referencia cinematográfica). No voy a detenerme en temas de sus discos anteriores y sí en los de “Meliora”, disco que hasta la fecha es mi favorito. Como con los dos anteriores trabajos, no me entró de primeras, hasta que le di unas cuantas vueltas y me pareció sencillamente brillante. La producción es soberbia, creo que la mejor de todos sus álbumes. Las canciones son en general más elaboradas, teniendo en algún caso ramalazos claramente progresivos y dando más protagonismo a instrumentos como el teclado, que hasta ahora siempre había sido más un mero acompañamiento. El sonido es más duro en la mayoría de temas y cuando no lo es, como en las canciones más melódicas, sencillamente te cuelan himnos como “He is”. Pero es que no se puede destacar ningún corte sobre otro. “Cirice”“From the pinnacle to the pit”“Absolution”, la poderosa “Mummy Dust”, todas funcionan de manera soberbia en el álbum y en el directo. Sin duda “Meliora” es el disco que aconsejaría a quien quisiera iniciarse en Ghost... y eso me lleva al odio al que cada vez están más expuestos en redes (y lo que estará por venir...). Si nos ceñimos al aspecto meramente musical, me parece totalmente injusto, ya que si uno se para a escuchar las canciones, es innegable la calidad en la composición, ejecución y producción. Y ojo, es lícito que una banda no te guste porque no es tu estilo, por supuestísimo, pero el odio vertido hacia esta formación por cierto sector de la “escena” metalera creo que no se sostiene con argumentos sólidos. Salvando las distancias, a mí no me gustan Queen, o The Beatles, o incluso Nirvana, pero no por ello suelto de manera rotunda que son una mierda. ¿Por qué? Porque aunque la música, igual que cualquier otra forma de arte, es subjetiva, también soy capaz de valorar el trabajo que invierten los artistas en su obra y evaluar de manera objetiva, más allá de mis gustos personales, si tiene calidad o no. Y lo quiero dejar claro, que os veo venir, NO ESTOY COMPARANDO. Son bandas que no tienen nada que ver, ni en estilo, ni en época o contexto.

Y para que veáis que puedo ser objetivo, llegamos al disco que, en mi opinión, es el más flojo y nunca me ha llegado a enganchar: “Prequelle”. En verano del 2018 editó Loma Vista Recordings un álbum que, si bien tiene buenas canciones, no me acabó de convencer. Quizá los problemas legales con la antigua formación pasaron factura, quién sabe, pero salvo “Rats”“Faith” y algún corte suelto más, no se nota la solidez y cohesión que sí había en su predecesor. Otro indicio de que quizá hubo problemas en el seno de la banda, es la muestra de apoyo, quizá un poco forzada, de gente de renombre del mundillo en el vídeo hecho con cortes de stories de Instagram para la controvertida “Danse Macabre”. Se puede ver a Kirk Hammett, Charlie Benante, Chino Moreno o el ya mencionado Phil Anselmo, mostrando su apoyo a un tema que abraza definitivamente las influencias de los 80, pero quizá no de la música ochentera que esperábamos, algo que subsanarían con “Impera”. De hecho, lanzaron un videoclip que muestra claramente a qué tipo de 80´s se referían... Igualmente, “Danse Macabre” es un temazo que está pensado para que funcione en el directo ¡y vaya si lo tiene que hacer! Tras “Prequelle”, “Seven Inches of Satanic Panic” fue editado. Un 7” en el que Tobias Forge volvía a rendir homenaje a lo que le gusta sin corte ninguno y, en este caso, demuestra su amor sin tapujos por la música más hippie de los 60. Dos temas correctos, pero que no aportan demasiado a su discografía.

¿Qué tal si nos saltamos 2020 y 2021? Creo que todos estamos de acuerdo en que estos dos últimos años son para olvidar y eso debía pensar el líder de Ghost. Así que llegamos a 2022 y nos suelta “Impera”, así, en toda la cara. Se rodea de músicos impresionantes, entre ellos Fredrik Akesson de Opeth y se casca un disco que desde que comienza hasta que acaba es una carta de amor al hard rock/metal de los 80. Enérgico y pegadizo, con una producción que evoca clásicos ochenteros del heavy en las guitarras, los estribillos y hasta en la reverb de los timbales de la batería, “Impera” es una colección de canciones que nos va a bolar la cabeza en directo. Nada más empezar con “Kaisarion” te han metido en el “mood” de lo que vas a escuchar. Las armonías vocales están más cuidadas que nunca, como demuestran en “Spillways”“Call me little sunshine”, que no me gustaba la primera vez que la escuché, ahora me parece una obra de arte. “Watcher in the Sky” es uno de los temas más duros que han compuesto y por fin utilizan abiertamente ritmos de doble bombo. Doble bombo que también utilizan en la polémica “Twenties”, canción que me descolocó, me dio rabia y necesité de varias escuchas para entender por fin que la gente va a bailarla como auténticos posesos en los conciertos. “Meliora” aún sigue siendo mi disco favorito, al menos a día de hoy, pero puede que eso cambie, porque quizá “Impera” sea su mejor lanzamiento hasta el momento y el que les va a catapultar al estrellato (más aún).

Admitámoslo. Ghost vinieron para quedarse y han trabajado duro para ello. Sus discos funcionan en estudio y aún mejor en directo y, ni las polémicas ni el “hate”, han podido con ellos. Y como amantes de la música, tras dos años de mierda sin apenas conciertos, nos van a ofrecer lo que necesitamos. Un espectáculo grande, lleno de energía y buen rollo. Nos van a ofrecer temazos que podemos corear, que podamos tener una sonrisa de alegría durante todo el bolo y que la serotonina en nuestros cerebros esté al 200%; y, como digo, tras pandemias, crisis económicas actuales y venideras, guerras y demás mierdas del día a día, nos lo merecemos. Merecemos olvidarnos de tantas desgracias y pegarnos una buena fiesta. Todos, “together as one” como ellos dicen.

Ghost nos visitarán en mayo de 2022.

Sábado 7 de mayo 2022
Palau Olímpic de Badalona (Barcelona)
Comprar Entrada

Domingo 8 de mayo 2022
Palacio Vistalegre (Madrid)
Comprar Entrada

 Aquí puedes ver más información.

Deja tu comentario

*
**No se publicará
*
Product successfully added to the product comparison!