Usamos cookies propias y de terceros para análisis estadístico, incluir contenido multimedia y de nuestras redes sociales, y mostrar publicidad comportamental. Lea nuestra política de cookies
Reseña: Black Label Society 'Doom Crew Inc.'

Reseña: Black Label Society 'Doom Crew Inc.'

A principios de los 90, siendo yo un niño prepúber, empezaba a descubrir qué estilos de música, o más bien, qué sonidos -porque el estilo lo tenía claro- me gustaban. El rock y el metal eran mis preferidos, pero andaba buscando algo más, un sonido más pesado en las guitarras y más contundente en la batería, algo que había escuchado en el “...And justice for all” de Metallica, pero que no había encontrado en otros discos todavía. También tenía claro, que unos tales Black Sabbath me gustaban mucho, por su oscuridad, especialmente en mi trabajo favorito de ellos, el “Master of reality”. Pues bien, resulta que vi por mi casa un disco en solitario del cantante de los de Birmingham y decidí ponerlo para seguir investigando. Tras tres temas que me molaron mucho, empezó el cuarto, con una intro de bajo, batería y teclado que sonaba genial, y tras la estrofa cantada por Ozzy, sonó un riff pesadísimo que me voló la cabeza. A estas alturas, muchos sabréis que hablo de “No more tears” y sólo decir que me impresionó tanto lo que escuché, que automáticamente miré los créditos del cd para saber qué guitarrista era ése, que sonaba tan pesado y hacía esas cosas con la guitarra que sonaban tan heavy metal (armónicos). Este fue mi primer contacto con Zakk Wylde en el lejano 1991.

Muchos años después, llegaron a mis manos los cd´s de “Pride and Glory” y lo primero que escuché de Black Label Society, “The Blessed Hellride”. Con mucho retraso, pero supe qué había sido de la carrera de aquel rubio guitarrista que tocaba con Osbourne. Me gustó mucho “The Blessed Hellride” y me sorprendió esa mezcla de Ozzy con Alice in Chains, pero con su propio toque personal, más macarra. Pasado el tiempo, volví a alejarme de la carrera del de New Jersey, porque se le encuadraba mucho en el rollo stoner, y yo empezaba a estar saturado del estilo. De hecho, hacía tanto que no escuchaba a BLS, que tenía miedo de enfrentarme a “Doom Crew Inc.”, porque, erróneamente, tenía la percepción de que no me iba a gustar.

La escucha inicial al último álbum de Wylde y los suyos me demostró inmediatamente dos cosas: la primera, que sus influencias seguían intactas, pero quizá con más amplitud de miras. La segunda, que estaba tremendamente equivocado. “Doom Crew Inc.” es un discazo impresionante, que podría haber estado fácilmente en mi lista de favoritos de 2021. Y es que este nuevo trabajo ya abre de manera incontestable con “Set you free”, que tras esa intro de acústica y mellotron, impacta con un riff directo que te pone en situación y con una cierta emotividad melancólica que no me esperaba. Las guitarras dobladas que anticipan el duelo de solos ponen los de punta y será ese un recurso que utilicen más de una vez a lo largo del álbum. “Destroy and conquer” arranca con un riff más “stoner” -si me permitís la etiqueta-, uno de esos que en directo funcionarían perfectamente para animar al personal, especialmente si ya lleva algunas cervezas encima. Tiene un final sabbathiano que mola un huevo, como el etéreo comienzo de “You made me want to live”, que dicho sea de paso, también me recuerda a otros muy influenciados por Sabbath, los suecos Monolord. Sin duda, otro temazo, y ya van 3 de 3. Guitarras pesadas, solos brutales, melodías inesperadamente buenas... de momento, poco más puedo pedir.

“Forever and a day” sería la primera de las tres baladas del disco. La segunda es “Love reign down”, versión 2021 (la original es del “Stronger than death” del 2000), y la que cierra el álbum “Farewell ballad” (nunca un título fue más adecuado). Debo decir que yo no soy fan de este tipo de canciones, pero he de reconocer que funcionan. Son cortes bien colocados en el disco, que funcionan como si de oxígeno se tratara, para aligerar la tormenta de riffs. Es una estrategia clásica que nunca falla. Igualmente no falla la pegadiza “End of days” o “Ruins”, siendo éste último el tema que más recuerda a Alice in Chains en cuanto a melodías vocales. El recuerdo a los de Seattle también está presente, junto a los evidentes toques a lo Sabbath, en “Forsaken”, tema que confirma que ambas bandas siempre me han venido a la mente escuchando a BLS, y que no hay nadie mejor y con más derecho que Wylde para mostrar orgulloso las influencias de Iommi y los suyos.

Acercándonos al final del disco nos encontramos con el inicio muy doom de “Gospel of lies”, otro de los puntos fuertes de “Doom Crew Inc.” a mi entender, siendo este tema, además, una de las sorpresas en cuanto a sus reminiscencias a la época del “On Fire” de mis adorados Spiritual Beggars, ya que tiene una estructura cambiante similar a las composiciones de Amott y cía. Y si hablamos de temas que me recuerdan a los suecos, “Shelter me” no lo podemos pasar por alto. Y ojo, que éste utilizar nombres de otros grupos como referencia, no lo hago por ningunear o insinuar poca originalidad de BLS en sus composiciones, sino más bien como un punto de partida para establecer referencias para quien, como yo, no haya escuchado últimamente al bueno de Zakk y sus compinches. Por cierto, que el final de “Shelter me”, con esas guitarras dobladas junto a la batería, anticipando el duelo de solos, es, de nuevo, uno de los puntos álgidos de Wylde y Dario Lorina. Finalmente, tenemos “Gather all my sins”, otro de mis temas favoritos, con uno de los riffs más pesados del disco, y sonando muy dinámica y cañera, recordando a los temas más movidos de Cathedral, pero con ese plus en las habilidades a la guitarra solista de Zakk y Dario, ya que demuestran con creces la calidad que atesoran.

 Black Label Society demuestran que están en plena forma a nivel compositivo y que tenerlos encima del escenario va a ser un disfrute a la vieja usanza, bolos de los que tras salir vas a querer comprarte una guitarra y ponerte a tocar cual “guitar hero”. Pero para héroe de la guitarra tenemos a Zakk Wylde, un tipo que al contrario de lo que yo pensaba, es muy humilde, un auténtico currante y, como decía antes, el único que puede sonar a bandas de leyenda, estableciendo su propia leyenda.

Black Label Society nos visitarán en junio de 2022.

Martes 21 de junio 2022
Sala Salamandra (L'H, Barcelona)
Comprar Entrada

Viernes 24 de junio 2022
Rock Imperium Festival (Cartagena)
Comprar Entrada

Aquí puedes ver más información.

Posts Relacionados:

Deja tu comentario

*
**No se publicará
*
Product successfully added to the product comparison!